El Sindicalismo PDF Imprimir E-mail

Capítol 4 A lo largo de la historia del capitalismo, el sindicalismo ha sido el sujeto social clave con el fin de corregir la disimetría básica entre los propietarios del capital y sus administradores, de una parte, y los trabajadores asalariados, por la otra. A través de la acción colectiva organizada, los sindicatos han permitido contrarrestar el dominio del capital y, gracias a su tarea de generación y defensa del derecho laboral, han tenido un impacto muy relevante en la democratización de las estructuras de poder en el seno de las empresas.

La construcción de un sistema plenamente compatible con los principios de justicia requiere, entre otras cosas, que también las empresas sean espacios democráticos, libres de cualquier forma de dominación. Y exige que la distribución salarial que procuran los mercados de trabajo responda a criterios más igualitarios que aquellos que determina el simple juego de la oferta y la demanda de trabajo, al margen de cualquier tipo de regulación. ¿Cuál es hoy el potencial de los sindicatos en tanto que agentes de democratización de las empresas capitalistas? ¿Cuál es su capacidad para reducir las desigualdades salariales de los actuales mercados de trabajo? ¿En qué medida los sindicatos pueden contribuir para que nuestra vida económica evolucione en una dirección congruente con el horizonte de la Democracia Económica?