La Banca Ética PDF Imprimir E-mail

Capítol 5 Cualquier sistema de socialismo de mercado -sin propiedad privada del capital- tiene en el diseño de su sistema financiero uno de los retos más complejos. La Democracia Económica no es una excepción. Schweickart propone un sistema financiero en el que los criterios de inversión del capital puedan estar determinados democráticamente y atiendan al principio de justicia social, y no estén condicionados por la necesidad de maximizar la rentabilidad de unos capitalistas privados, al contrario de lo que sucede en el sistema financiero capitalista.

Con el término de "banca ética" se identifican aquellas entidades financieras con una política de inversión que no responde exclusivamente a criterios de rentabilidad económica y de maximización de la retribución del ahorro, sino que se rige por criterios de tipo social -generalmente aquellos que se corresponden con los valores de sus ahorradores-. Así pues, la banca ética se encuentra, en cierta medida, a medio camino entre los dos modelos: se basa en el ahorro privado, como el sistema financiero capitalista, pero prioriza criterios de inversión sociales, tal como hace el socialismo de mercado. Unos ahorradores conscientes de las implicaciones sociales, medioambientales y distributivas de cualquier inversión, ¿podrían utilizar la banca ética a fin de que el sistema financiero actual fuera más congruente con los principios de la justicia social?